agregado al presupuesto.
Seguir Comprando


> Blog > Actualidad > Consejos para escoger las ACTIVIDADES EXTRAESCOLARES

Consejos para escoger las ACTIVIDADES EXTRAESCOLARES


Llegan los primeros meses del curso escolar y las familias empiezan a planificar el día a día intentando conciliar las actividades regladas con las extraescolares y el tiempo de ocio y descanso. Hay que buscar un equilibrio para garantizar el buen desarrollo del curso escolar sin renunciar a todo lo demás.

La oferta de actividades extraescolares es tan amplia y atractiva que en ocasiones nos vemos tentados a participar en varias de ellas pensando que la infancia es el mejor momento para que nuestros hijos se introduzcan en un deporte o aprendan nuevos idiomas. La duda que siempre surge es cuál es el límite si no queremos acabar sobrecargando la agenda de los menores con actividades en horario extraescolar que se suman a la jornada escolar.

Es cierto que las actividades extraescolares son un complemento enriquecedor para ir más allá de donde llega el colegio y satisfacer los gustos y preferencias de padres e hijos. Entre las más demandadas están el estudio de inglés en primer término y otros idiomas muy por detrás; la práctica de deportes como natación (la gran favorita), tenis, pádel, deportes de pista, atletismo, judo o kárate; y actividades artísticas como el estudio de música o pintura. Todas ellas contribuyen al desarrollo físico e intelectual de nuestros hijos siempre que ellos estén receptivos. ¿Y cómo saber si lo están? Es tan fácil como escucharles u observar cuál es su actitud.

Una decisión de consenso

Muchos educadores consideran que las actividades extraescolares deben ser una tarea elegida por los niños con el consenso de los padres, ya que ocupan buena parte de su tiempo libre. Para ellos debería ser algo satisfactorio que realicen con ilusión y motivación. Llevar a un niño obligado a un sitio donde no desea estar puede generar conflictos, frustración y rechazo. Hay algunos padres que piensan que es la novedad lo que provoca que en un primer momento exista una actitud negativa e intentan que el niño se implique tras un tiempo de prueba. Sin embargo, si pasado ese periodo inicial las cosas no mejoran, habrá llegado el momento de replantearse la conveniencia de seguir con esa actividad y analizar qué le está aportando realmente.

También en ocasiones son los especialistas los que nos recomiendan determinadas actividades extraescolares que pueden ayudar a nuestros hijos en el desarrollo de algunas habilidades. Por ejemplo, el ajedrez está especialmente indicado para niños con problemas de concentración; los deportes en general, especialmente las artes marciales, aportan habilidades en materia de coordinación; y el teatro ayuda a trabajar la capacidad de improvisación y la desinhibición. 

Dentro de una misma actividad, también existen numerosas propuestas. Se pueden realizar extraescolares en el mismo centro escolar o buscar otras dependencias con especialistas cualificados en la materia que queramos desarrollar, por ejemplo academias de música o conservatorios oficiales. También se puede dedicar más o menos tiempo a la semana.

El tiempo es oro

En la planificación semanal no es necesario llenar todas las horas con cosas previamente establecidas. Hay que procurar dejar espacio diario para dedicarlo a los juegos, la diversión, los paseos y la interrelación con otros niños, muy necesarios para su correcto desarrollo intelectual. Además, la improvisación también es un elemento enriquecedor para exprimir mayor variedad de propuestas a nuestro alcance. Es muy recomendable que con cierta frecuencia dejemos que sean nuestros hijos los que decidan en qué quieren emplear las próximas horas para que sientan que también son una parte activa en el núcleo familiar.

¿Cuál es el número ideal de actividades extraescolares?

No hay una regla preestablecida sobre el número de actividades máximas o mínimas para un niño en edad escolar. La respuesta hay que buscarla de forma individual. Cada caso es diferente. Depende de muchos factores, entre otros los horarios de todos los miembros de la familia, la disponibilidad, los recursos económicos e incluso la ubicación. No es lo mismo residir en una gran ciudad con múltiples opciones de formación extraescolar que en un municipio pequeño donde en existen menos alternativas en nuestro radio más próximo.

En cualquier caso, lo más aconsejable es proporcionar a nuestros hijos experiencias positivas en las que disfruten y sientan que realmente están haciendo algo que les gusta.



Métodos de pago activos

paypaltpvtransferenciacontrareembolso